Entre los daños cubiertos se encuentran los ocasionados por incendios, explosiones o caídas de rayos, además de la penetración de agua, los robos, los actos vandálicos, los vuelcos y los impactos. Los asegurados tendrán cubierto el traslado hasta su domicilio, así como el de su acompañante y el de la propia silla. La póliza cubrirá también los gastos que se originen cuando sea necesario alquilar una silla de ruedas manual o eléctrica. Además, cubre los daños que el propio asegurado pueda ocasionar a terceros.

La correduría recuerda la reciente incorporación de un nuevo producto en el ámbito de los seguros de Vida, que no discrimina ni añade sobreprimas a las personas con discapacidad. Este producto busca garantizar y proteger a los asegurados ante las necesidades que pudieran derivarse en los supuestos de fallecimiento e invalidez absoluta o permanente, así como en el caso de enfermedad grave.