Afirma que el objetivo de la entidad es recuperar el terreno perdido (un 10% del negocio) con la salida de los seguros y pensiones de Banca Cívica. “CASER –apunta- seguirá siendo una bancoaseguradora con menos socios que antes, pero más potentes y comprometidos”. Además, añade, se quiere potenciar la distribución tradicional, que supone ahora el 30% del negocio.

Desde 'Expansión' se pone énfasis en el hecho de que la aseguradora se va a convertir en accionista de Bankia, BMN y NCG al transformar en acciones las participaciones preferentes de estos bancos. La aseguradora, comenta al respecto Eyries, “no tiene vocación de ser accionista de sus accionistas. Manejaremos la situación con criterios de oportunidad”. La entidad tenía una cartera de 690 millones en títulos de estas tres entidades. Una vez aplicada la quita fijada por Bruselas para estos activos, se ha visto reducida a 450 millones.

Finalmente, el directivo hace mención a las medidas impuestas por la DGSFP sobre la entidad. “Son medidas de seguimiento en las que no se pone en duda la solvencia de CASER, que tiene un superávit de 447,6 millones