La organización pide reforma, pues considera que “no es posible dar respuesta a las necesidades sociales sin establecer líneas de cooperación entre la sanidad pública y la sanidad privada, sin ser capaces de adquirir, gestionar y compartir información”, señala Manuel Vilches, director general de la fundación.

“España necesitará incrementar su presupuesto sanitario entre 32.000 y 48.000 millones de euros para 2025, una cifra difícil de asumir si no somos capaces de prever el futuro y diseñar y aportar una política inclusiva, integradora, que contemple a todos los agentes implicados en su solución. Para ello hemos de acometer una política reformista que adapte las necesidades de la población a la realidad normativa, de tal forma que esta permita articular todo el potencial que ofrecen los dos sectores de titularidad tomando como base la calidad, la seguridad, la innovación y los resultados de salud”, incide.

Vilches pone de manifiesto la predisposición de IDIS a colaborar con la administración en este capítulo y remarca que hallar una solución definitiva a este tema pasa por “sentar las bases de un modelo de colaboración público-privada, que vaya más allá de ideologías y se centre en dar una atención óptima al paciente”.