BDS.- ¿Por qué puso en marcha una empresa como You Media?

Ecequiel Barricart.- Siempre he sido autónomo desde mi ADN. Emprendo por naturaleza, por lo que era lógico crear un espacio donde pudiera desarrollar mi creatividad y mis pasiones. Por otro lado, estoy casi convencido de que nadie me daría un trabajo en su empresa dadas mis rarezas.

 

BDS.- Usted habla y ayuda a poner en marcha ‘la comunicación líquida’, ¿en qué consiste? ¿Qué aporta a los negocios?

Ecequiel Barricart.- El concepto ‘Comunicación líquida’ lo desarrollé en 2009. Viene a decir que la comunicación hoy pertenece al emisor, pero también al receptor de la misma, que puede, con su participación, enriquecerla, propulsarla, viralizarla o convertirla en un charco. Además, frente a la distinción 1.0 o 2.0, siempre he sido partidario de no separar las tipologías y trabajar sobre una comunicación integral que incluya todos los canales. Ahora es más común, pero antes existía “la comunicación” y luego los raritos de Internet.

 

BDS.- Con frecuencia, la comunicación de las empresas se ha relacionado más con empresas grandes que con pymes, ¿qué opina de esto? ¿Es tan elevado el coste, en tiempo y en dinero, que no se puede asumir?

Ecequiel Barricart.- Error. Hoy es el momento más democrático de la comunicación. Todos tenemos a nuestro alcance las herramientas necesarias para comunicarnos con el mercado sin ningún tipo de limitación. Esta es la gran noticia de los tiempos que vivimos en la actualidad.

 

Conexión con la verdad

BDS.- ¿Qué es la imagen personal? ¿En qué consiste?

Ecequiel Barricart.- La imagen o marca personal es la conexión que existe entre tu “yo interior”, tu verdad, con el exterior. Un espejo que te ayuda a conquistar tu verdadera misión en la vida. Te ayuda a despojarte de las capas de cebolla que te ahogan, y mostrarte al mundo desde la verdad y no la mentira, que es lo que hacen habitualmente los horteras y “walestrises” (dícese de aquellos que prefieren un Ferrari a ser felices).

 

BDS.- ¿En qué ayuda y qué ventajas aporta la marca personal, por ejemplo, a un corredor de seguros?

Ecequiel Barricart.- Es fundamental, no concibo un gremio que pueda necesitarla más. Cuando yo contrato los servicios de un corredor de seguros, pongo mi casa, mi familia, mi negocio en sus manos. Es una figura de máxima confianza para el usuario. ¿Cómo voy a confiar lo que más quiero a alguien al que no conozco?

 

BDS.- ¿Es costoso implantar y trabajar la marca personal?

Ecequiel Barricart.- Baratísimo. Lo caro es ser un desgraciado en tu trabajo y en la vida. Al final la infelicidad se somatiza y tiendes a morirte sin honores o convertirte en una ameba.

 

La tecnología forma parte ya de nuestra marca

BDS.- ¿Cómo está influyendo el avance de las nuevas tecnologías en la marca personal?

Ecequiel Barricart.- Vivimos una revolución que solo acaba de empezar. La tecnología forma parte ya de nuestra marca, porque a través de ella podemos difundir nuestras ideas fuerza de forma exponencial y darnos a conocer más y con más matices. Nadie duda que la tecnología, bien usada, pone el mundo a nuestros pies. ¡Esto es grande!

 

BDS.- ¿En qué se diferencia la marca personal de la marca empresarial? ¿En qué momento utilizar cada una? ¿Son compatibles?

Ecequiel Barricart.- La marca corporativa es la suma de las marcas personales de los individuos que integran la organización. Una marca corporativa debe incentivar que sus integrantes se expresen y desarrollen su marca personal porque son ellos los mejores prescriptores de la empresa y, con ellos, pueden hacer que el altavoz corporativo sea poderosísimo. Por tanto, no es que sean compatibles, son lo mismo.

 

"No hay nada que genere más atracción que el amor en las relaciones de negocios"

BDS.- ¿Qué le diría a un corredor que piense que bastante tiene con hacer frente a los problemas que genera su profesión como para dedicar tiempo a esas cosas (como la marca personal)?

Ecequiel Barricart.- Que cierre.

 

BDS.- No hay una varita mágica para fidelizar clientes….

Ecequiel Barricart.- Claro que la hay: el amor. No hay nada que genere más atracción que el amor en las relaciones de negocios. Si amas a tu cliente, este se convierte en parte de ti y la relación es sumamente beneficiosa para ambas partes. La competitividad basada en el amor es indestructible.

Noticias relacionadas

La Semana del Seguro abre sus inscripciones ‘on line’

Ponentes que suman valor