Las piezas fueron trasladadas desde el Ayuntamiento hasta Roma, por una empresa especializada, con la mala suerte de que fueron robadas nada más llegar. El vehículo que trasladaba las obras fue asaltado la noche de su llegada a la ciudad antes de que las obras fuesen descargadas en su destino. Los hechos se hicieron eco rápidamente en los principales medios del país y tanto la policía española como la italiana se pusieron manos a la obra para recuperar las 14 obras sustraídas.

HISCOX, que fue la compañía aseguradora contratada por el Ayuntamiento de Palencia para asegurar la exposición, fue notificada y el departamento de siniestros se puso a tramitar el expediente. Tras un mes de investigaciones, y cuando desde la aseguradora ya se había contactado con el Ayuntamiento para efectuar el pago de las piezas robadas, el pasado 20 de mayo los agentes policiales recuperaron 13 de las 14 obras del escultor.

El pasado 8 de junio Miguel Ángel Rodrigo, de la correduría RED MEDIARIA colaboradora de HISCOX, entregó un cheque al alcalde de Palencia por el importe asegurado de la escultura que sigue desaparecida, valorada en 30.000 euros.