En su opinión, no tiene sentido seguir apostando por pólizas cada vez más baratas y en su lugar, “creemos que debe de primar fundamentalmente la calidad y la buena resolución de las necesidades concretas de cada mutualista”. “Es cierto –reconoce en entrevista publicada este domingo en Abc- que quizás con la política que hemos seguido hayamos perdido una mínima parte de cuota, pero creo que a cambio hemos consolidado nuestra imagen y eficiencia”.

Valora, por otro lado, que el sector asegurador ha sido “de lo más estable” y ha demostrado que no ha necesitado ayudas públicas para su funcionamiento. “No ha destruido empleo y sigue cumpliendo una importante labor cubriendo riesgos y ayudando a las personas a ahorrar para completar así su pensión de jubilación”, pero anticipa: “En la actualidad nos estamos encontrando con un desafío muy importante, que es la poca rentabilidad de las inversiones, que ha sido algo que siempre ha ayudado mucho a nuestras empresas”.

Asimismo, el presidente de A.M.A subraya un tema que preocupa y que está haciendo “mucho daño” a las compañías, que es la competencia de los bancos. Al haber hecho alianzas con algunas aseguradoras se dedican a vender seguros, pero de forma totalmente desleal, porque cuando alguien solicita un préstamo o una hipoteca enseguida le ponen encima de la mesa un seguro para que lo cubra, y el que lo contraten es condición indispensable para poder acceder a ese préstamo o a esa hipoteca. Eso no debiera permitirse y es ahí donde tendría que hacer algo UNESPA, que por definición representa la gestión y defensa del sector”.