El grupo propondrá a la Junta de Accionistas el pago de un dividendo de 17 francos suizos (13,7 euros), frente a los 16 francos (12,9 euros) del año anterior.

El grupo destaca la solidez de su negocio de No Vida, en el que el ratio combinado mejora desde el 95,6% de 2011 al 93,5% al cierre del pasado año. Mientras, los márgenes en Vida se mantienen estables. Además, es de reseñar el buen comportamiento tanto en los ingresos por inversiones (1.177 millones de francos / 951 millones de euros, un 34,1% más) como la rentabilidad de las mismas (5,5%, por el 3,6% de 2011).

En palabras de Stefan Loacker, consejero delegado del grupo, “nuestros resultados al cierre de 2012 muestran que hemos logrado con eficacia los retos de un entorno de mercado exigente. Las adquisiciones apoyan nuestro crecimiento y nuestra confianza en que nos servirán para rentabilizar los mercados existentes en el largo plazo”.