Desde 1997, tal y como asevera el directivo, han puesto el foco en "no ser solamente una compañía al uso, sino que nos hemos centrado en la provisión de los servicios y hemos invertido en clínicas y en centros hospitalarios muchísimo dinero, en policonsultorios, en incorporar tecnología... Esto es muy diferencial de IMQ en Euskadi, ninguna otra compañía aseguradora tiene hospitales privados, centros médicos y clínicas dentales en propiedad".

Sobre que los retos que afronta el seguro de Salud en la actualidad, en su opinión está marcado por la "renovación de nuestro cuadro profesional". "Ahora hay una serie de patologías ligadas a la mayor esperanza de vida y se necesitan otro tipo de especialidades que habrá que ir implementando en el área de la geriatría. Los tiempos cambian, y nosotros con ellos", asevera.

Para el directivo una cosa que va en contra de su filosofía es que "alguien que ha crecido con nosotros y está asegurado y contrae cualquier enfermedad, en la prima de renovación tendrá la absoluta seguridad de que va a tener la prima que marque la tarifa de ese año, que va a ser igual de la de otra persona de su misma edad, de su mismo sexo, de su misma modalidad de póliza que esté sano. Evidentemente eso es una garantía. Hay muchas prácticas que consisten en captar el mercado con unas primas relativamente reducidas y un poco desentenderse de los problemas cuando estos ocurren. No es nuestra filosofía, somos una compañía muy estable y no damos esos movimientos pendulares de 'hoy vale 1 y mañana vale 101'. El cliente no lo entendería", concluye.

Noticias relacionadas

El seguro de Salud incrementa en casi un 2% su cifra de asegurados en 2015