Otra nueva regulación de gran relevancia para el desarrollo del seguro fue la promulgación de la Ley de Movilidad de la Ciudad de México, explicó Vela: “Ahora los vehículos que transitan en esta ciudad tienen que estar asegurados. También logramos que esta nueva medida se fiscalice ya que al recibir una infracción o retirar los vehículos de los corralones, sus propietarios deben de presentar una póliza de seguro”. Hemos avanzado mucho en uno de los proyectos más impotentes para la industria, la protección de las víctimas de accidentes viales. Otra reforma muy relevante que impulsaos fue la deducibilidad de los productos de ahorro, lo cual, sin duda, contribuirá a mejorar la tasa de reemplazo de aquellos quienes se jubilen.

Para Vela, una de nuestras mayores prioridades fue poner en marcha un plan de expansión de mercados, cuyo objetivo fue fomentar la asociación público - privada. Por esta razón, en coordinación con el Gobierno Federal diseñamos los siguientes seguros para proteger a los segmentos de la población menos favorecidos. El Seguro de Vida para las beneficiarias del Programa PROSPERA, Seguro Integral para la Mujer y Carretilleros, coordinado con BANSEFI, y conjuntamente con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se desarrollaron seguros de vida, gastos médicos y daños para dar protección a las personas que decidan incorporarse al Régimen de Incorporación Fiscal, conocido como el RIF.

La función del Estado como gran administrador de riesgos

En sus primeras palabras como presidente de la AMIS, Manuel Escobedo, (en la imagen) centró su discurso en la función del Estado como gran administrador de riesgos de nuestro país y de por qué consideramos es indispensable diseñar y establecer una política pública en materia de administración de riesgos. En materia de administración de riesgos súbitos e imprevistos, tenemos retos sumamente importantes, afirma el directivo. “Hay una gran brecha en materia de transferencia y dispersión del riesgo. La penetración del seguro como porcentaje del Producto Interno Bruto, es del 2,23%. Vale la pena hacer notar que el monto es similar a la contribución que representan las remesas enviadas por los migrantes mexicanos”, afirma el directivo.

Para el nuevo presidente de la AMIS: “Lograr una mejor cobertura de seguros ayuda a estabilizar la economía de los individuos, de las familias y del Estado e incrementa los ahorros nacionales apalancando las inversiones que se requieren para financiar el crecimiento del país”. Otras oportunidades en esta materia son: La oferta de seguros no está llegando a toda la población y ciertos productos necesitan formas innovadoras de comercialización. El mundo se encuentra en una época marcada por la globalización, la revolución digital y el acceso a la información”.

Preparados para el cambio tecnológico

En el libro electrónico que le presentamos con el título: “El Cliente del Futuro en Seguros”, se estudian estos tres fenómenos que están transformando todos los ámbitos del planeta y el sector asegurador no es la excepción. Es necesario incorporar ordenadamente y de manera efectiva los cambios que representan las insurtech, tanto en la distribución como en la atención de siniestros y en la operación de las entidades que participan en nuestra industria. Los cambios tecnológicos están afectando de forma importante la percepción de lo que es un accidente y de lo que se puede prevenir o mitigar. Esto significa que debemos llegar a nuevos consensos entre aseguradores y sociedad sobre el sentido de las palabras súbito e imprevisto.

“Convertir estos retos en oportunidades es un trabajo de todos. Confiamos en que esto se puede lograr trabajando juntos sociedad, sector público y sector privado. Hay que evaluar con qué contamos en materia de objetivos, planes y una gestión estratégica adecuada”.

Detalló que México necesita una propuesta en materia de administración de riesgo al más alto nivel. Por el momento ni el país ni el Estado tienen una política en esta materia, lo que implica grandes oportunidades para todos. "Vale la pena comentar que en el Sector de Seguros nos encontramos haciendo los estudios pertinentes para confirmar una hipótesis un tanto sorprendente. Creemos que asegurar al sector público en México no es particularmente rentable para las aseguradoras y resulta ineficiente para el Estado, matiza. Nos encontramos a escasos 18 meses del cambio de gobierno".

Para algunos es el final del sexenio, para nosotros es la recta final, apuntó, “es la oportunidad de convertir una coyuntura difícil en una oportunidad y asegurar nos de que la reforma estructural que emprendió su gobierno, sea la base para la construcción de una nueva visión de país”. Necesitamos una política pública en materia de administración de riesgos, en el sector privado creemos en la fuerza de México y sabemos que ahora más que nunca es importante redoblar esfuerzos, concluye el Manuel Escobedo.

COMPARTIR