Hace seis años el Gobierno prometió que iba a bajarlas y lo dijo en Europa. Pero la realidad es que tenemos un déficit en la Seguridad Social y nosotros no podemos poner encima de la mesa la reducción de las cotizaciones sociales”, expresa en entrevista en Cinco Días.

Las cuotas, remarca, “deberían bajar”, pero en estos momentos, matiza, “la alternativa no es esa”. “Hay que pagar las pensiones, por eso no vamos a perder el tiempo en pedir cosas que van a ser imposibles”. “Vamos a estar siempre a favor de la reforma de las pensiones porque somos muy pragmáticos. Hay que proponer medidas que alivien los elevados porcentajes de crecimiento del gasto en pensiones”, añade Rosell.

COMPARTIR