Si bien reconoce que el consenso de las grandes empresas españolas coincide en que la economía se estabilizará en el último trimestre de este año, Huertas cree que este repunte no será suficiente para crear empleo de forma relevante, por mucho que haya empresas que ya estén invirtiendo y generando empleo. Por ello propone avanzar en las reformas económicas e impulsar el gasto público para contribuir al desarrollo del tejido empresarial, con especial énfasis en las pymes.

En todo caso, se muestra optimista sobre el futuro próximo, especialmente “si el sector financiero ayuda y presta más dinero” porque ello contribuiría a que la aceleración del crecimiento fuera mayor. En el caso concreto del sector asegurador, Huertas ha argumentado que ha conseguido capear los primeros años de la crisis gracias a que quienes trabajaban seguían demandando seguros.

No obstante, ha reconocido que a medida que la economía empeoraba y se alargaba la crisis, el mercado se reducía y las aseguradoras han hecho un esfuerzo enorme para que sus clientes mantengan el nivel de prestaciones a cambio de reducir los márgenes. "Hay menos primas de seguro y el margen de las compañías se reduce, pero sigue siendo un sector que ha crecido en trabajadores, y no ha provocado dificultades ni necesitado una intervención", concluye.

“SOMOS TRADICIONALMENTE MUIY INNOVADORES”

Respecto a su grupo, manifiesta su convencimiento de que MAPFRE debe tener una presencia mayor en algunos mercados estratégicos y apuesta por desarrollar la venta ‘on line’ de productos en nuevas regiones. Se quiere “sofisticar” este servicio para alcanzar el más amplio espectro de clientes que buscan esa facilidad de compra y de relación con su compañía de seguros. “Somos tradicionalmente muy innovadores pero tenemos que continuar ejerciendo como tales e invirtiendo para desarrollar mejores productos y servicios”, apunta.

Igualmente, cree que  la aseguradora tiene que continuar en el futuro avanzando en el desarrollo de su estructura global y por ello está trabajando para implantar aún más las mejores prácticas y poder ser más eficientes aprovechando mejor las estructuras comunes. “Necesitamos, además, desarrollar una mejor gestión de los recursos humanos de la entidad favoreciendo el intercambio de experiencias y la movilidad internacional”, concluye.