El principal motivo que se esgrime entre quienes no destinan dinero para su jubilación es la imposibilidad de ahorrar (según el 64,1%), fundamentalmente por razones de índole laboral (lo afirma el 70,4% y va en aumento respecto al 55,2% de un año antes) y por considerarse que se está en momento de muchos gastos (64,6%, subiendo desde el 35,6%). Otras circunstancias que también se apuntan como causantes de la falta de ahorro es que el encuestado se considera joven para ahorrar (45,6%) y la confianza en la Seguridad Social (37,6%).

En opinión de Manuel Álvarez, director del Observatorio de Pensiones, la encuesta, sin embargo, revela aspectos “positivos”. Así, entre quienes no ahorran para su jubilación en estos momentos, un tercio dice que sí lo hizo en el pasado, por lo que el porcentaje de españoles que está ahorrando, o lo ha hecho en el pasado, se eleva al 55%. Asimismo, más de la mitad de quienes han ahorrado mantiene intacto ese dinero y no lo ha gastado, una actitud de “precaución y buen criterio”, según Álvarez. También es positivo que, entre quienes sí ahorran, el 72,1% estima que podrá destinar más o menos el mismo dinero. “Quienes ahorran parecen tener ya un hábito, pese a la crisis”, remarcó.

QUIERO, PERO NO PUEDO

Por otro lado, esta edición del informe pone de manifiesto que el 79% de los encuestados querría ahorrar, pero solo el 58% considera que le será posible. El dato, tal y como apuntó Álvarez, pone de relieve que hay que ayudar a la gente que quiere ahorrar, ofreciendo incentivos que le faciliten la preparación. En la misma línea, más de la mitad (57%) reconoce que debería ahorrar, pero no ha podido empezar todavía, lo que muestra la necesidad de incentivos para dar ese paso hacia la preparación de la jubilación.

El directivo reconoció que hacer una apuesta por el desarrollo de las pensiones complementarias es “razonable”, y en varias ocasiones mencionó al País Vasco como un referente en este tema. De hecho, esta es la Comunidad Autónoma más ahorradora, por tercer año consecutivo, con un 45% de los encuestados. Defendió, además, que “hay que fomentar elementos que den a los individuos más capacidad de asunción de sus responsabilidad” de cara la jubilación.

Asimismo, animó al desarrollo de la previsión complementaria en el ámbito de la empresa (“es nuestro Talón de Aquiles”, lamentó), más si cabe cuando un 38% de los encuestados afirma que el ahorro que las empresas podrían hacer para la jubilación de sus empleados debería ser obligatorio por ley, y el 46% piensa que ha de ser voluntario, pero más incentivado. Destacó que si de cada subida salarial se dedicada medio punto a planes de pensiones, en diez años se podrían paliar los recortes que se esperan en las pensiones futuras de la Seguridad Social.

LOS CIUDADANOS TAMBIÉN RECLAMAN VENTAJAS FISCALES

CASER ha pedido en esta encuesta que los españoles valoren las medidas para mejorar la viabilidad del sistema público. Se da la circunstancia de que “suspenden” medidas ya acordadas, como el aumento de la edad de jubilación o del periodo de cálculo; aprueban, por el contrario, otras propuestas todavía no contempladas, como dar ventajas a las familias con hijos para mejorar la natalidad, incrementar los impuestos o cotizaciones de las empresas y dar ventajas (fiscales o de otro tipo) al ahorro privado. De hecho, esta última medida es la mejor valorada (6,77 puntos sobre 10), aumentando ligeramente respecto a 2011 (6,36 puntos).  “Habría que tomar en cuenta estas medidas de cara a una segunda ronda de reforma de las pensiones”, afirmó Álvarez.

Con el fin de hacer más accesibles los datos, Juan Sitges, director de Comunicación de la aseguradora, anunció la creación de una web propia para el Observatorio de Pensiones, donde se incluyen todos los estudios y conclusiones obtenidas desde 2008. La web,  además, quiere ser un foro de debate, análisis y reflexión, abierto a todos los ciudadanos e instituciones.

OTRAS CONCLUSIONES

- Solo el 2% de los españoles que tienen un ahorro para la jubilación lo ha utilizado para hacer frente a la crisis.
- El 52% sigue pensando que la edad idónea para establecer la edad legal de jubilación se sitúa en los 65 años y un 19% la fijaría en los 60 años.
- El 33% de los ahorradores considera que su ahorro será insuficiente para cubrir las necesidades que tenga cuando se jubile.
- El 57% cree que el sistema público reducirá sus pensiones, pero no desaparecerá, cosa que sí estima un 17%.
- El 42% considera grave un eventual uso del Fondo de Reserva de las Pensiones, y un 53,9% lo ve preocupante.
- Cada vez son más, el 82% frente al 75% de 2011, los que ahorran a través de instrumentos específicos para la jubilación.
- El 61,3% se considera un inversor conservador, y solo un 4% dinámico.
- En productos de ahorro, el 59,3% asumiría menos riesgos que en el resto de inversiones, para evitar pérdidas.

 En la imagen inferior, Manuel Álvarez, director del Observatorio de Pensiones de CASER.