P.- ¿Con qué finalidad la Fundación Edad&Vida impulsó la puesta en marcha, hace seis años,  del Congreso Internacional de Dependencia y Calidad de Vida?

Albert Vergés.- Desde su creación la Fundación Edad&Vida se ha centrado en la reflexión, el debate y la elaboración de propuestas para mejorar la calidad de vida de las personas mayores. Nos pareció esencial crear un foro de debate en el que se trataran estos temas. Y así nació, en 2007, la primera edición de este Congreso. El objetivo era crear un marco idóneo para la reflexión y la puesta en común de los retos pendientes en materia de financiación, coordinación sociosanitaria, calidad y acreditación entre otros temas, en el ámbito de la dependencia.

P.- ¿Qué repercusión tiene el congreso fuera de nuestras fronteras?

Albert Vergés.- En su cuarta edición, el Congreso Internacional Dependencia y Calidad de Vida, que contará con una importante representación internacional, se posiciona como una plataforma de diálogo de referencia para todas las entidades del sector de atención a las personas en situación de dependencia.

P.- ¿Qué aspectos relacionados con el envejecimiento de la población consideran más preocupantes actualmente?

Albert Vergés.- Se estima que la población mayor de 64 años se duplicará en los próximos 40 años. En este sentido, nos preocupa, y mucho, que no seamos capaces de sostener el Estado de Bienestar, ya que actualmente, con la mitad de población, los pilares fundamentales del Estado de Bienestar se tambalean. En la Fundación Edad&Vida hemos defendido desde hace mucho tiempo la necesidad de realizar cambios serios y profundos tanto en el sistema sociosanitario como en el sistema de pensiones, para garantizar la mejor calidad de vida de los mayores. Otro aspecto a tener muy en cuenta es el incremento, en los últimos años, de las situaciones de cronicidad, pluripatología y dependencia.

P.- ¿Qué retos tenemos, como país, en este ámbito?

Albert Vergés.- Con una población cada vez más envejecida, uno de los principales retos es ser capaces de dar respuesta a las necesidades de atención social y sanitaria de las personas mayores, con servicios de calidad, eficaces e integrados en un modelo de atención sostenible en el tiempo y en el cual la colaboración entre las administraciones públicas y la iniciativa privada tenga un papel crucial.
Hay que hacer una reflexión sobre el modelo que tenemos en la actualidad y plantear la atención integral e integrada para los enfermos crónicos y las personas en situación de dependencia, donde resulta imprescindible la coordinación sociosanitaria, que sitúe a la persona en el centro y permita ofrecerle los recursos más adecuados a sus necesidades de cada momento.

P.- La coordinación sociosanitaria será el tema central del IV Congreso Internacional de Dependencia y Calidad de Vida, ¿por qué eligieron este tema?

Albert Vergés.- Hemos elegido este tema porque la situación actual es cada vez más complicada y si no se empiezan a tomar medidas puede ser muy grave. El progresivo envejecimiento de la población y el cambio en el patrón de enfermedades han provocado, en los últimos años, como he apuntado anteriormente, un incremento de las situaciones de cronicidad, pluripatología y dependencia, esto debe conducir a replantear el modelo de atención social y sanitaria vigente en España, así como el rol que deben asumir los distintos dispositivos asistenciales, sanitarios y sociales que atienden a las personas en estas situaciones.
En esta coyuntura, y con una de las peores crisis económicas que se recuerdan, estamos obligados a maximizar la eficiencia en la utilización de los escasos recursos disponibles.
Estamos convencidos de que las conclusiones y debates de este Congreso, que contará con más de 70 expertos en la materia tanto nacionales como extranjeros, serán útiles para todos y ayudarán a construir un sistema que tenga a la persona como eje central y avanzar para que los mayores tengan una mejor calidad de vida.

CAMBIO DEMOGRÁFICO

P.-  ¿Cuál es actualmente el porcentaje de personas mayores en la población española? ¿Cuál es la situación de nuestro país respecto a otros de nuestro entorno?

Albert Vergés.- Actualmente el porcentaje de la población española mayor de 64 años es de un 17,40%; según las últimas proyecciones del INE. En 40 años la población mayor de 64 años en España se duplicará y pasará a representar el 37% de la población. Estamos hablando de más de 15 millones de personas, un 40% de las cuales tendrá más de 80 años.
Este cambio demográfico y el progresivo envejecimiento de la población no harán más que acentuar la presión sobre los presupuestos públicos sanitarios y de dependencia en el futuro. Es evidente que el gasto público relacionado con el envejecimiento, en el que la sanidad y la atención a la cronicidad y a la dependencia, junto con las pensiones, tienen un peso muy elevado, debería crecer sustancialmente en los próximos años, no solamente para cubrir las necesidades de una población cada vez más envejecida, sino también para alcanzar los niveles de gasto que están asumiendo en estas partidas los países más desarrollados de Europa.

P.- ¿Estamos preparados para afrontar el incremento de mayores que llegará con la generación del ‘baby boom’?  ¿Se está trabajando para encontrar soluciones que mitiguen las consecuencias?

Albert Vergés.- Ahora mismo no estamos preparados; de hecho,ya hay señales de alarma en este sentido. Por eso, desde la Fundación Edad&Vida insistimos en la necesidad de emprender una serie de reformas que ayuden a paliar este problema y a asentar las bases de un nuevo modelo de gestión.

P.- ¿Qué relación debería establecerse entre el sector privado y el público en este sentido? ¿Qué modificaciones legislativas deberían abordarse para llegar a un equilibrio entre ambos sectores?

Albert Vergés.- La relación que debería establecerse entre el sector privado y el público debería ser de colaboración. No podemos renunciar al Estado del Bienestar que llevamos construyendo desde hace tantos años, pero sí que considero que deben introducirse cambios que garanticen su sostenibilidad futura. Cambios que, ante la escasez de recursos públicos, pasan por la incentivación de la inversión, por una eficaz y eficiente coordinación de las áreas sanitarias y sociales, por desarrollar y consolidar nuevos modelos de organización y colaboración público-privada a largo plazo en todos y cada uno de sus pilares, empezando por el sanitario y de atención a la dependencia, y poniendo el énfasis en la profesionalización y la especialización de los cuidados. Todo ello situando a la persona y sus necesidades en el centro de todas las políticas y reformas que se lleven a cabo.

P.- ¿Con qué problemas se encontrará la sociedad si no se toman las medidas necesarias a tiempo?

Albert Vergés.- Gracias a las previsiones demográficas podemos prever las situaciones futuras para hacer estimaciones y estar preparados para afrontarlas. Nos encontraremos con una sociedad envejecida, será mayor el porcentaje de mayores de 64 años que de menores y, por lo tanto, necesitarán unos servicios muy específicos que deberán haberse previsto para que tengan la mejor calidad de vida posible. En esto deben estar implicados todos los actores del sector, empresas de servicios, administraciones públicas, hospitales, centros de atención sociosanitaria y un largo etcétera, porque no hay duda de que la sociedad cambiará y las personas mayores deberán ser una parte de la población a tener muy en cuenta.

SEGUIR HACIENDO ESFUERZOS

P.-  ¿Qué contactos mantienen desde la Fundación Edad&Vida con las Administraciones? ¿Qué diferencias existen entre las diferentes CC.AA. en la atención a las personas mayores?

Albert Vergés.- Desde la Fundación mantenemos un contacto constante y fluido con las administraciones. Procuramos que tengan toda la información que manejamos gracias a nuestros estudios y les hacemos llegar nuestras recomendaciones puntualmente sobre todos los temas que nos preocupan.
Al hablar con todas las CC.AA. nos encontramos con que cada una tiene su propia visión de las personas mayores. Los sistemas de atención son distintos en cada comunidad y esto hace que lamentablemente no se puedan garantizar servicios y condiciones iguales.

P.- Desde que se puso en marcha la Fundación Edad&Vida, ¿se ha avanzado en la forma de actuar con los mayores?

Albert Vergés.- Sí, los mayores cada vez son parte más activa de la sociedad y se tiene mucho más en cuenta la prevención. Pero hay que seguir haciendo esfuerzos para seguir mejorando la calidad de vida.

P.- ¿Cómo ha variado, con la crisis, las prestaciones que reciben las personas mayores?

Albert Vergés.- La contención del gasto público ha tenido una gran influencia en los pilares del Estado del Bienestar. Los pensionistas han visto como se reducía progresivamente su poder adquisitivo, mientras que los recortes en Sanidad y Dependencia han afectado especialmente al colectivo de personas mayores, principales destinatarias de estos servicios. Esto ha ocurrido de forma desigual en el conjunto de Comunidades Autónomas, ya que las competencias en materia de Sanidad y Dependencia son a nivel autonómico. Las entidades prestadoras de estos servicios con conciertos con la Administración o las farmacias también están viéndose afectadas por los retrasos en los pagos y por lo tanto las personas a las que atienden, personas mayores, pueden también verse afectadas en este sentido.

P.- ¿Sigue Edad&Vida manteniendo los socios promotores y los socios colaboradores con los que comenzó su andadura? ¿Se han visto cumplidos los objetivos iniciales? ¿Los han modificado?

Albert Vergés.- Algunos de nuestros miembros han cambiado a lo largo de estos 12 años pero hay algunos que están desde el inicio como Confide, DKV, Esteve, Sanyres, SarQuavitae o La Caixa, y a los cuales agradecemos su confianza.
Actualmente las empresas que forman parte del patronato de la Fundación Edad&Vida son un total de 34, todas ellas líderes en sus sectores de actividad, que en su conjunto facturan alrededor de 17.400 millones de euros al año, lo que representa el 1,6% del PIB español anual. Además, entre ellas emplean a más de 104.000 personas en España e invirtieron en 2011 alrededor de 2.700 millones de euros.
Hemos cumplido los objetivos iniciales de facilitar la corresponsabilidad y equilibrio, entre sector público y la iniciativa privada, con el fin de dar respuesta a los retos económicos y sociales del cambio demográfico, pero seguimos trabajando para que la calidad de vida de las personas mayores y de las que van a serlo sea la óptima.

P.-  ¿Qué países consideran ejemplares a todo lo referente a personas mayores?

Albert Vergés.- Los países escandinavos, especialmente Suecia, son un referente en materia de Sistema de Pensiones, mientras que existen experiencias muy interesantes de coordinación e integración sociosanitarias en el Reino Unido. Precisamente algunas de ellas se expondrán en el IV Congreso Internacional Dependencia y Calidad de Vida. Contaremos con la participación de figuras tan relevantes como el Profesor Chris Ham, director del King’s Fund, principal 'think tank' sobre políticas sanitarias en el Reino Unido, o Andrew McCormick,  secretario permanente del departamento de Sanidad, Servicios Sociales y Seguridad Pública de Irlanda del Norte.