El 'Foro de Alta Dirección Aseguradora', organizado por INESE y PricewaterhouseCoopers (Pwc), inauguró ayer la 'Semana del Seguro', mostrando una realidad evidente: se desconoce la profundidad y la duración de la crisis, pero el Seguro está haciendo frente a esta situación mejor que otros sectores, quizá por una mayor prudencia en las inversiones. La apertura correspondió a Susana Pérez, directora de INESE, y Luis de Guindos, socio responsable del Sector Financiero de PricewaterhouseCoopers (PwC).

De Guindos analizó las causas e implicaciones de la crisis financiera, señalando que se aprecia una retroalimentación entre la crisis de la economía real y la de la financiera, en tanto que se observa una cierta apertura de los mercados de crédito. Además, prevé que no habrá un repunte de la economía en ‘V’, sino más bien en ‘L’, siendo el tramo inferior 2009 y 2010, con un crecimiento exponencial de ‘papel público’ derivado de los déficits públicos. En este sentido, hizo un llamamiento para evitar errores en la política económica derivados de la falta de coordinación y del proteccionismo.

Seguidamente, Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA, expuso los resultados y demandas del Seguro, apoyándose en las cifras y evolución del sector en los últimos años y en los primeros meses del actual ejercicio. Así, se preguntó si existe luz al final del túnel. En este sentido, aprovechó para analizar algunos aspectos relativos a la crisis financiera, mostrando las diferencias entre el sector bancario y asegurador, ya que mientras en el primero ha sido necesaria la voluntad política de los gobiernos para dar confianza a la garantía de depósitos, en el segundo las provisiones técnicas han bastado para evitar el pánico. “Así hacemos las cosas”, subrayó González de Frutos, que planteó la creación de un nuevo modelo financiero en el que exista un compromiso real y permanente con el ahorro, en tanto que señaló que “el sector ha demostrado que sabe gestionar y que, por lo tanto, tiene derecho a crecer”.

Riesgos

El primer panel de debate del Foro, moderado por Antonio Celada, socio responsable de Auditoría Sector Seguros de PwC, estuvo centrado en los riesgos del sector en la situación actual del mercado. Javier de Agustín, consejero delegado de AXA ESPAÑA, mostró cómo gestionar en tiempo de crisis, conciliando los intereses y demandas de accionistas, empleados, distribuidores y clientes. Afirmó que en esta época también existen oportunidades para quien las sepa aprovechar y expuso algunas claves, como la gestión eficaz del negocio, evaluando la rentabilidad de los productos y de la cartera, asegurando la solvencia y la sostenibilidad de la rentabilidad y manteniendo la coherencia en los mensajes emitidos. Jaime Anchústegui, consejero delegado de GENERALI ESPAÑA, señaló que los aseguradores deben hacer frente a una amplia variedad de riesgos definidos e identificados mediante el mapa de riesgos. En los últimos años el efecto combinado de iniciativas legislativas, actuación de los supervisores, exigencias de agencias de calificación, inversores y analistas financieros, así como la propia percepción del 'management' orientan la gestión empresarial aseguradora hacia un enfoque basado en la gestión del riesgo. Sin embargo, la intensidad de los riesgos fue imposible de predecir para los modelos utilizados. Ignacio Garralda, presidente de MUTUA MADRILEÑA, comentó que nos encontramos en una situación muy complicada, con un incremento leve de las primas y un estrechamiento de márgenes técnico-financieros que conducirá a una reordenación del mercado. Abogó por un incremento de la transparencia en el gobierno corporativo, en la información financiera y en la relación con los clientes: “No hay caminos para la transparencia, sino que ésta es el camino”.

Estrategias

El segundo panel, moderado por Juan José Noguera, director responsable de Consultoría de Seguros de PwC, se centró en el enfoque estratégico del Seguro en el entorno actual. Julián López Zaballos, consejero delegado de ZURICH ESPAÑA, aportó su perspectiva sobre la adopción de una estrategia de crecimiento rentable, comentando que ésta se apoya en la gestión del talento de las personas y en la transformación operativa del grupo, con una operativa multicanal centrada en el cliente. Los objetivos estratégicos de transformación operativa se resumen en eficiencia y eficacia a través de procesos simples, fáciles y transportables, así como en la excelencia en el servicio al cliente. Jorge Morán, presidente de SANTANDER SEGUROS, subrayó la existencia de un modelo distinto, el de bancaseguros, y reiteró que el Seguro es una parte integral del grupo, que ejerce de motor de innovación y crecimiento, por lo que auguró un brillante futuro para la bancaseguros. Comentó que el modelo de esta entidad se dirige a los clientes del banco matriz y que está centrado en el negocio de ‘retail’ con productos estandarizados y de bajo coste, para lo que se aprovechan los canales del banco. Ignacio Baeza, presidente de MAPFRE VIDA, apuntó a la existencia de nuevos modelos de negocio focalizados en los canales, productos y clientes. Así, apostó por la creación de valor mediante la generación de un mayor 'embedded value' en Vida y una disminución en el ratio combinado en No Vida. En este sentido, destacó la importancia de la mejora de la eficiencia, con una profesionalización en la suscripción de negocio e integración de estructuras, y de la innovación en los productos. También destacó la prudencia en las inversiones, la implantación multinacional y un desarrollo en los mercados internacionales.

La visión del supervisor

El director general de Seguros y Fondos de Pensiones, Ricardo Lozano, clausuró el foro aportando la perspectiva de la autoridad de control sobre la situación del mercado y repasando los proyectos en los que está trabajando. Remarcó al respecto la adaptación a Solvencia II y la modernización del marco de contrato de seguro. En cuanto al primero, el amplio alcance del proyecto implica una renovación total del sistema de supervisión del sector, mientras que en la modernización del marco contractual, tras casi 30 años de vigencia de la LCS, se plantea su modificación para reflejar la nueva realidad del mercado asegurador y subrayar el papel central del usuario de servicios financieros, entre otros aspectos.

Fuera del ámbito estrictamente asegurador se encuentra la apuesta por la Previsión Social Complementaria, con un desarrollo de iniciativas que refuercen su función social y eficiencia. Sobre la reforma en el ámbito de la Mediación, se llevarán a cabo iniciativas de mejora continua para reforzar la eficiencia en la recogida, tratamiento, análisis y publicación de información sobre la actividad. Además, Lozano indicó que la formación de los mediadores en seguros y reaseguros, así como de cualquier otro partícipe directo en este ámbito, es un elemento esencial para garantizar la calidad del asesoramiento y del servicio.

Asimismo, señaló al control interno y al gobierno corporativo como los retos de la industria. Sobre el primero puntualizó que resulta especialmente importante controlar los riesgos en el balance (activo y pasivo) de las entidades, mientras que, en relación con el segundo de los puntos, recordó que Solvencia II refuerza las exigencias en el ámbito individual y de grupo, al tiempo los supervisores tienen una mayor obligación de vigilar el sistema de gobierno de las entidades.