Por ello, todos los expertos que se reunieron ayer en un workshop sobre impulsado por el Center for Insurance Research (CIR) de IE retomaron en más de una ocasión esta idea: todas las compañías son susceptibles de sufrir ataques, lo más importante es contar con un plan de contingencias y aplicarlo cuando sepamos que estamos siendo atacados.

Algunas cuestiones que se intentaron solventar fueron qué ciberriesgos quieren transferir las empresas; qué ciberriesgos quieren o pueden cubrir las aseguradoras y qué dificultades hay (técnicas, legislativas, actuariales). En el debate participaron Juan Carlos Crespo, director de la División de Ingeniería, Telecomunicaciones, Ciberseguridad y Analytics de Informática El Corte Inglés; Jérôme Gossé, Head IT/Tech & Commercial Companies - Financial Lines France; Head Security & Privacy - Europe, Middle East and Africa (EMEA), ZURICH GLOBAL CORPORATE; Ignacio Guinea, director Tecnology/Operations Risk en Grupo Santander; Carlos Herrero, de la Jefatura de Simulación, Auditorias y Desarrollo del Mando Conjunto de Ciberdefensa; Jonathan Kewley, abogado de Clifford Chance London; y Javier Perea, exvicepresidente de Intel Security, asesor en estrategias de ciberseguridad e Inversor. Todos pusieron sobre la mesa las premisas para conocer cómo deben gestionar las compañías todo su potencial para paliar uno de los riesgos más grandes que tienen y tendrán, sufrir un ataque cibernético.

Las principales conclusiones del debate lo podrán leer en Actualidad Aseguradora.

COMPARTIR