El consejero delegado del grupo, Ulrich Wallin, destacaba ayer que están en el buen camino para alcanzar el “exigente” objetivo de unas ganancias de alrededor de 850 millones de euros para el año completo: “Una vez más, nuestro negocio de reaseguro de No Vida dio un buen resultado, mostrando que con nuestra probada gestión del ciclo de estamos en una posición óptima para hacer frente a las condiciones de mercado blando”.

Apunta que también ha aumentado sustancialmente la rentabilidad en el reaseguro de Vida y Salud. “Además, los ingresos por inversiones estuvieron a la altura de nuestras expectativas”, indica Wallin.

El negocio de Reaseguro de No Vida contribuyó con un resultado de explotación de 521 millones, un 5% menos que a 30 de junio de 2013, pero en línea con las expectativas del grupo. Pese a una menor carga neta por grandes siniestros (que fue de 104,7 millones), el ratio combinado empeoró en 0,6 puntos porcentuales, hasta el 95% al cierre del semestre. Los ingresos por primas de esta división quedaron en 4.100 millones (-0,5%).

En Vida y Salud, la facturación se contrajo un 4,6%, hasta 3.000 millones, debido sobre todo a la interrupción de ciertos tratados de gran volumen en Estados Unidos dentro del negocio de Salud. El beneficio operativo en esta área mejoró en un 15,8%, hasta 154,8 millones.