Con este telón de fondo, la compañía sigue teniendo confianza “en la gestión del ciclo de forma sistemática, junto con una estricta disciplina de suscripción”, y manifiesta que  se concentrará exclusivamente en negocios “que cumplan con los márgenes requeridos”. “En las áreas donde los mercados son atractivos, HANNOVER RE se propone ampliar su cartera. Se espera que este sea el caso de América Latina y Asia, en el negocio con los riesgos agrícolas y -cada vez más- ahora también en Estados Unidos”, anticipa la propia reaseguradora.

Indica, además, que ante el “clima desafiante” en los mercados de capitales, “preservar el valor de los activos bajo gestión y mantener la estabilidad de los rendimientos adquieren una importancia considerable”.

Comenta, finalmente, que en vista de las “favorables perspectivas de negocio en general tanto en No Vida como en Vida y Salud, y dada nuestra orientación estratégica, anticipamos un beneficio neto para el conjunto de 2013 que todavía se espera que sea del orden de los 800 millones de euros”.

Esta meta está condicionado a que la carga por grandes pérdidas no excedan de forma significativa el nivel previsto de 625 millones de euros para todo el año, y que no haya descensos imprevistos en los mercados de capitales.