La mejoría en los resultados se sustentó en un alza del 5,4% en los ingresos por inversiones y, en particular, en la menor siniestralidad por catástrofes (las indemnizaciones se redujeron hasta 132 millones, cinco veces menos que en la primera mitad de 2011). En este sentido, el ratio combinado para No Vida quedó en el 96,8%, en comparación al 110,3% de un año antes.

“A la vista de que continúan las atractivas oportunidades tanto en el mercado de reaseguro de No Vida como en el de Vida, así como por los gratificantes resultados en esta primera mitad del año, anticipamos un buen resultado financiero para el conjunto de 2012. A tasas constantes de cambio de divisas, esperamos que el total de primas brutas suscritas crezca de un 5% a un 7%”, anticipaba la reaseguradora alemana en el comunicado de mediados de agosto.