BDS.- En primer lugar, para quien en el sector asegurador no conozcan bien la asociación ¿qué es Tecnifuego-Aespi y qué empresas la forman? ¿Cuáles son sus objetivos?

adriangomezok-tecnifueroAdrián Gómez.- La Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios, Tecnifuego-Aespi, es una asociación empresarial, de ámbito nacional y sin ánimo de lucro, que agrupa a los fabricantes, instaladores, mantenedores y otros servicios de seguridad contra incendios en España. Es también la Secretaría Técnica de AENOR AEN/CTN23, donde se elaboran las normas que rigen la protección contra incendios a través de los Comités Técnicos.

Llevamos décadas impulsando la evolución económica, tecnológica, profesional y empresarial del sector de seguridad contra incendios. Nuestros objetivos generales son: promover la elaboración de normas y disposiciones legales; colaborar con las Administraciones, organismos e instituciones; organizar todo tipo de actividades para un adecuado desarrollo del I+d+i; desarrollar el mercado para una óptima protección de vidas y bienes; promover y difundir las ventajas de la seguridad contra incendios; y velar por el respeto a la ética profesional.

 

BDS.- A grandes rasgos, ¿cuáles son los vínculos de su organización con el sector asegurador?

Adrián Gómez.- Tecnifuego-Aespi mantiene una relación muy estrecha con CEPREVEN, participando en su Consejo de Dirección, del que también forma parte UNESPA. En este sentido, en las reuniones estratégicas anuales confluimos en los objetivos y acciones para una mejor prevención y protección de las personas y bienes en materia de seguridad contra incendios. 

En los cursos programados por CEPREVEN aportamos conocimientos y profesorado. Participamos igualmente en sus Comités de Calificación, junto a representantes del sector asegurador, instaladores, usuarios y organismos competentes.

Sin embargo, habría que establecer acuerdos concretos para la mejora de la seguridad contra incendios (SCI) aplicada al cliente final que contrata una póliza. Descuentos para quien esté bien protegido.

 

Referente de la seguridad contra incendios

BDS.- Acaba de ser elegido presidente de la asociación, ¿en qué líneas va a centrar su actuación? ¿Hacia dónde quiere dirigir la asociación?

Adrián Gómez.- Antes que nada, queremos centrar una idea, y es la especificidad de las instalaciones de seguridad contra incendios, que permanecen sin activarse, “en reposo”, la mayor parte del tiempo. Sin embargo, cuando se produce un incendio, estos equipos tienen que funcionar cien por cien. ¿Cómo se garantiza que un equipo que está en reposo y no se prueba, habitualmente, funciona? Realizando un mantenimiento puntual, según señala la legislación vigente. La importancia del mantenimiento por parte de empresas acreditadas es la garantía final de que un edificio está protegido.

Además, hemos lanzado otras iniciativas, como la creación de una Oficina de Atención al Asociado; y un Comité de Calidad y Garantías, que será una especie de sello de calidad interno y de arbitraje. También se han creado tres grandes áreas para acciones conjuntas: Área de Protección Pasiva, Área de Equipos Portátiles y Área de Protección Activa.

Estas acciones irán encaminadas a aumentar el prestigio de la asociación como referente de la seguridad contra incendios; reforzar la unidad sectorial, incentivando reuniones, convenios y acciones con otras asociaciones; incrementar la satisfacción de los asociados, con mayores  servicios y facilidades destinados al socio; mentalizar al mercado de la especificidad de la seguridad contra incendios, frente a otras instalaciones, por su propia esencia, que es permanecer activas pero “en reposo” (que ya hemos mencionado y sobre lo que se articula el resto); concienciar a través de campañas de comunicación a la sociedad, y a las Administraciones Públicas de las ventajas y beneficios de la seguridad contra incendios como salvaguarda de vidas y bienes.

 

BDS.- ¿Considera que existe en España suficiente concienciación sobre el riesgo de incendio y la necesidad de seguridad frente al mismo? ¿Se da por igual en las empresas, con independencia de su tamaño?

Adrián Gómez.- Existe una gran falta de concienciación general sobre las ventajas de las instalaciones para la protección frente a un incendio. En vivienda, vamos por detrás de otros países de nuestro entorno, como Francia o Gran Bretaña, donde la legislación obliga a instalar unos mínimos de seguridad contra incendios en las viviendas, como detectores o extintores.

Las empresas, por su parte, suelen instalar seguridad contra incendios (SCI) porque les obliga la legislación, no por convencimiento de sus ventajas y valor. Sin embargo, una empresa que sufre un incendio, en un alto porcentaje de casos, no se recupera y tiene que cerrar, perdiéndose riqueza, puestos de trabajo,…

La idea es que no somos un “gasto” sino una inversión imprescindible, que aporta valor.

 

Trabajar de la mano del sector asegurador

BDS.- ¿Cómo puede fomentarse esa necesidad de protección? ¿En qué puede ayudar el sector asegurador en ello?

Adrián Gómez.- Ambos sectores tenemos objetivos comunes  para  la mejora de la seguridad en las instalaciones. Por ejemplo, la calificación de empresas instaladoras, alertar y promover la inspección de las instalaciones, y concienciar a los usuarios de que un buen diseño global de protección contra incendios es una gran inversión.  El incendio de una empresa, de una industria, acaba en muchas ocasiones con graves pérdidas en mobiliario, equipamiento, incluso con la producción y el cierre de la empresa. Por ello, un buen plan preventivo, que abarque el proyecto de  instalaciones de SCI desde el principio de una manera global y se mantenga eficazmente en el tiempo, es la mejor solución de seguridad.

En realidad la protección es un bien básico, que beneficia a todos. Con la debida protección evitamos riesgos dañinos, como es el de incendio. Se salvan vidas y bienes. Es muy conveniente, en este sentido, trabajar de la mano del sector asegurador, realizando inspecciones periódicas de las instalaciones y fomentar el buen hacer de los usuarios y con rebajas de las primas, por ejemplo.

 

Falta de conciencia y cultura de prevención

BDS.- Recientes incendios en grandes fábricas, con apenas unos días de diferencia, ¿no le deja sensación de que algo está fallando en la protección contra incendios? ¿De quién es el fallo? ¿Hay descontrol o falta de seguimiento por parte de las Administraciones? ¿Y de las aseguradoras?

Adrián Gómez.- Cada año se producen cerca de 42.000 incendios en industrias en España, cuyo coste agregado asciende a 378 millones de euros, según fuentes de UNESPA. Estas cifras no tienen en cuenta los daños colaterales de pérdidas de puestos de trabajo, producción, ventas… y el consecuente daño de imagen de la empresa que sufre el incendio.

Desde Tecnifuego-Aespi venimos detectando, derivado de la crisis económica, bastantes deficiencias en la instalación de las medidas de protección contra incendios y su mantenimiento.

Me es complicado señalar algo o alguien. Creo que es un conjunto de factores, que se asienta en la falta de conciencia y cultura de prevención. Es como si “lo último fuera la seguridad contra incendios”. Sin embargo, en los grandes incendios de industrias, vemos pérdidas millonarias, cierres de empresas, empleados al paro durante meses (si es que se llega a recuperar la empresa).

La Administración no inspecciona, las aseguradoras están en su pelea por conseguir clientes. Por esta vía no vamos bien.

Nuestra obligación como asociación de protección contra incendios es insistir en que las industrias tienen que cumplir con el Reglamento de Seguridad contra Incendios en los Establecimientos Industriales, el cual establece los requisitos mínimos que han de satisfacer las industrias y almacenes para su seguridad en caso de incendio. Además, la norma UNE 192005 Procedimiento para la inspección reglamentaria. Seguridad contra incendios en los establecimientos industriales, ayuda a las labores de inspección.

Noticias relacionadas

Adrián Gómez, elegido como nuevo presidente de TECNIFUEGO-AESPI

TECNIFUEGO-AESPI recuerda a la Administración la necesidad de más control en los sistemas de seguridad contra incendios