Como viene ocurriendo en las operaciones de compra protagonizadas por el grupo presidido por José María Serra, no se indica en el comunicado ninguna necesidad de financiación de la operación, lo que induce a pensar que se sufragará con fondos propios.

Una vez se cierre la compra -que ahora está pendiente de las autorizaciones pertinentes-, las 45 personas de la plantilla de ANTARES se integrarán en GRUPO CATALANA OCCIDENTE, que gestionará además de forma exclusiva durante diez años las pólizas colectivas del Grupo Telefónica.

La compañía de telecomunicaciones ha avanzado que la operación, asesorada por Deloitte, se enmarca en su estrategia para reducir deuda con la venta de los negocios que no considera estratégicos; le reportará unas plusvalías de 90 millones de euros y le permitirá recortar su deuda financiera neta en unos 30 millones.

Según los datos del pasado ejercicio, la compra no implicará en principio variación alguna para GRUPO CATALANA OCCIDENTE a nivel del ranking de grupos, aunque fortalecerá su posición en el mismo en el sexto lugar (con más de 2.900 millones de euros en primas devengadas totales y un 4,83% de cuota de mercado). Sí le permitirá sin embargo reforzar su papel en un ramo estratégico, como es Salud, donde ANTARES ocupaba lugares destacados en las modalidades de Enfermedad (era la cuarta en primas al cierre de 2017) y Reembolso (la cuarta entidad del mercado).

El comunicado facilitado ayer apunta que con la adquisición GRUPO CATALANA OCCIDENTE lograría la novena posición del ranking de Salud, con un 2% de cuota de mercado y más de 160 millones de facturación en el ramo.

"Sólido encaje estratégico"

ANTARES es una compañía que se creó en 1987 para prestar servicios de seguros a Telefónica y sus filiales, aunque desde 2011 ofrecía sus productos también a particulares y colectivos de otras empresas. En la actualidad, opera en los ramos de Salud, Vida (fundamentalmente Vida Riesgo y Vida Ahorro) y Accidentes y cuenta con más de 200.000 asegurados. En 2017 no registró precisamente el mejor de sus ejercicios, cayendo tanto su volumen de primas como de beneficio.

Tal vez por ello la operadora de telefonía sacó a la venta la aseguradora en el verano de 2017, pero la operación se paralizó por la oposición de los sindicatos, que alegaron que la venta podía poner en peligro determinadas prestaciones hacia los trabajadores de España. Subsanado el problema, el proceso de venta de retomó en julio pasado, fichando a Deloitte para conducir la operación. Se interesaron entonces por la operación un buen número de candidatos, algunos conocidos públicamente -MAPFRE, SANTALUCÍA, MUTUA MADRILEÑA junto con CaixaBank, SANITAS, MEDICARE y MUNICH RE- y otros actores relevantes del mercado, que pese a presentar ofertas finales no han dejado trascender sus nombres.

Para el CEO de CATALANA OCCIDENTE, Ignacio Álvarez, la compra de ANTARES tiene un "sólido encaje estratégico", ya que “nos permitirá entrar en el top 10 de las aseguradoras del ramo de salud, captar sinergias a medio plazo y reforzar la oferta de productos a los clientes”.