Es la propuesta de la aseguradora y de la que se hace eco El Sol de México. La propuesta ha sido verbalizada por el director de Seguros de Personas de GNP, Rafael Fronjosá, que ha señalado que “iniciar un ahorro para la educación de los hijos en sus primeros años permite contar con el tiempo suficiente para alcanzar el monto requerido sin poner en riesgo la estabilidad económica". También ha alertado de que las matriculaciones universitarias pueden poner en riesgo la economía familiar, pero “si se difiere en el tiempo a través de un instrumento de ahorro, las aportaciones mensuales serían menores. Ha manifestado que los seguros educativos tienen el objetivo de “construir un ahorro a largo plazo para garantizar el pago de colegiaturas".

Respaldó además la capacidad de GNP para ofrecer estos servicios porque “cuenta con profesionales y un seguro que te permite garantizar la educación de tus hijos desde su nacimiento, brindándote la seguridad de pase lo que pase tu hijo recibirá el ahorro que se generó para su educación al cumplirse el plazo pactado". Finalmente, recordó que si alguno de los padres fallece o sufran algún tipo de incapacidad permanente, la aseguradora suspende el pago de las primas y entrega la suma asegurada pactada. Asimismo, al finalizar el plazo de ahorro entregará el ahorro garantizado.