La confianza es una variable fundamental sobre todo en los tiempos en los que nos encontramos, cuando es muy difícil confiar en los líderes.

Debemos asentar y apoyar nuestro liderazgo en la confianza de nuestros colaboradores, clientes, proveedores, redes, etc, a través del compromiso mutuo y del desarrollo individual, basado en la evaluación del desempeño individual y del feed-back sincero que permita desarrollar las debilidades percibidas. Solo de esta forma conseguiremos implicar a todos en nuestros proyectos y conseguir que se crea en nuestros métodos, alcanzando los mejores resultados.

Las principales habilidades individuales dentro de la Gestión de personas son:

  • Compromiso
  • Control y supervisión
  • Evaluación del Desempeño
  • Crecimiento

Más información en el apartado de Formación de inese.es