La última lección fue impartida por Cristina Recio Rey, gerente de Riesgos Corporativo de Acciona, quien indicó que “las empresas encuentran en su actividad diaria muchas oportunidades en las que los seguros, además de presentarse como una clara solución de transferencia de determinados riesgos, pasan a ser parte de la estrategia empresarial pudiendo ayudar a convertir ciertos riesgos en oportunidades”.

Aseguró, por otro lado, que “la prima no es lo único que importa”y “es un dato relevante pero no debemos dejarnos llevar por los impulsos comerciales, sino que debemos buscar la cobertura adecuada, pero además debemos tener claro que la prima es uno de los componentes de nuestra decisión y no el único”. “Se trata de encontrar a través de la experiencia nuestra forma de calibrar precios y coberturas”, sentenció finalmente.

Rocío Lado, gestora de seguros en el grupo alimenticio Gadis, intervino en nombre de los alumnos poniendo en valor que los gerentes de riesgos “seremos una profesión con demanda y muy buenas perspectivas de cara al futuro”.

Antón Cobián Muñoz, presidente de los Alumni de la Cátedra, recordó que “los riesgos no descansan” y remarcó que “la gerencia de riesgos y el seguro forman el matrimonio perfecto para reducir la incertidumbre de los empresarios”.