Con la finalidad de ofrecer el mejor servicio a los clientes, mediante esta Guía ambas entidades establecen un marco de buenas prácticas que permite garantizar una gestión eficaz y eficiente del siniestro en base a: una política de transparencia que permita que la información fluya de forma ágil y completa entre los actores de este proceso; y a la disposición de los recursos necesarios para realizar una gestión de calidad. Además, la Guía “establece un Decálogo de obligaciones para la aseguradora y otro para las corredurías de la asociación que redundará en una mejor gestión de los siniestros en beneficio de los asegurados”, se detalla.

Esta guía es la materialización del compromiso adquirido por  la asociación a raíz de los resultados del ‘Barómetro ADECOSE: Estudio sobre la calidad de servicio de las compañías aseguradoras’, que refleja el nivel de satisfacción de sus corredurías asociadas con las diferentes entidades aseguradoras con las que trabajan.