Así, del 3 al 19 de mayo, la aseguradora involucró a clientes, agentes y empleados en una campaña de recogida de alimentos no perecederos. La fecha elegida para realizar esta campaña de recogida está vinculada con la llegada de las vacaciones, fecha que coincide con el cierre de comedores escolares y motivo, según ha explicado Javier Las Heras, director de Comunicación y RSC de GENERALI España. "Pensamos que la campaña de recogida de alimentos era aún más necesaria, pues es cuando los niños en riesgo de exclusión social pueden vivir un momento crítico", indica.

A lo largo de este mes de junio, el Banco de Alimentos de cada una de las localidades que han participado distribuirá las donaciones a las familias que están en riesgo de exclusión en su entorno. De esta forma, la acción repercutirá directamente en el área donde se ha realizado la donación. Para Las Heras, "la implicación de empleados y agentes ha sido increíble. Sin ellos no hubiera sido posible cubrir todo el territorio nacional y llegar a cada una de las localidades donde tenemos clientes. Conseguirlo solo ha sido posible gracias a la implicación de nuestra red de cerca de 1.600 oficinas".