Según publica Expansión, ambas entidades actualizaron el año pasado la alianza estratégica para reforzar su unión, con unos objetivos de venta más ambiciosos, lo que supone un aumento del negocio para GENERALI y mayores comisiones de distribución por venta de seguros para Cajamar y su filial Banco de Crédito Cooperativo (BCC), con quien la aseguradora tiene el acuerdo. Los pagos pendientes son cinco veces superiores a los 58 millones reflejados por este concepto un año antes, detalla el diario.

Los 292 millones reconocidos por la aseguradora ahora fijan su pago a Grupo Cajamar en 2025 si se cumple el plan de negocio y el volumen de ventas fijadas en el acuerdo. No obstante, Cajamar puede utilizar ventanas para recibir anticipos de este importe antes de que finalice el periodo establecido. La reordenación del acuerdo entre ambas firmas se produjo después de que el grupo asegurador diera marcha atrás y congelara su anunciada entrada en el accionariado de BCC.

Cabe recordar que GENERALI se comprometió en julio del año pasado a hacerse con el 3,85% de BCC a través de una ampliación de capital del banco en la que invertía 40 millones. Pero dos meses después de esa fecha, ambas entidades decidieron no cerrar la operación por creer que era más ventajoso profundizar y renovar su alianza con una ampliación temporal hasta el año 2025 y con el reforzamiento comercial.      

COMPARTIR