El resultado operativo crece un 6,9%, hasta 1.300 millones, "gracias a la contribución de todos los segmentos de negocio", con una rentabilidad técnica que se mantiene "en excelentes niveles", con un ratio combinado del 91,5% (0,1 punto porcentual más) y un margen de nuevos negocio en Vida del 4,37% (-0,29 puntos).

Estos ratios se traducen en un resultado operativo de 804 millones en Vida, un 5,1% más que en marzo de 2018, y unas ganancias brutas de 548 millones en No Vida (+3,7%). Además, Gestión de Activos contribuye con 71 millones, un 4,7% más.

El grupo cierra el trimestre con 18.874 millones en primas brutas, un 6,6%, con alzas del 8,5% en Vida (12.502 millones) y del 3,1% en No Vida (6.371 millones).

La aseguradora enfatiza, además, su sólida posición de capital, con un ratio de Solvencia del 207%. La disminución con respecto a finales de 2018 se debió en gran medida a la aplicación prevista de los cambios reglamentarios.