Resalta el directivo, entre otros asuntos, que el afiliado de las AFP “no se siente seguro” con ellas. Indica que “el principal aliado de las AFP debería ser su afiliado, este debería batirse por su AFP, pero esto no sucede porque no confía en ella”, y se pregunta, “¿qué otras señales del mercado necesitan para reformarse?”. Añade también que “el peor enemigo del sistema privado, de las AFP, no son quienes creen en el sistema público –que ha fracasado– sino sus propios empresarios, las mismas AFP”.

Además, el congresista aboga por una reforma del sistema porque “cuando se creó, la realidad y la seguridad jurídicas del país eran otras. Ahora, la ley desde su creación está desfasada”. Sin titubeos afirma también que: “sólo uno de cada siete peruanos que entra al sistema público recibirá su pensión, algo catastrófico. Si bien el sistema privado está mal, el público es una estafa. Ahora, el sistema de las AFP requiere urgentes modificaciones”.

Lea aquí la entrevista íntegra.