El acuerdo, suscrito por Marcelino Oreja, presidente de la Fundación, e Ignacio Muñoz, presidente de la asociación, marca el inicio de una colaboración con el objetivo de contribuir a la mejora de la calidad de vida de los más pequeños a su paso por la enfermedad del cáncer, tanto dentro como fuera de hospital.