fundación pelayo y horizontes abiertos

Este proyecto da la oportunidad a estas familias monoparentales de poder vivir en alguno de los tres hogares de los que dispone Fundación Padre Garralda en Madrid y así cubrir las necesidades básicas de los menores, garantizando su desarrollo integral a la vez que ofrece un proceso de formación e inserción laboral a las madres para facilitarles su estabilización personal y su autonomía plena.

La firma entre los presidentes de ambas entidades se produjo tras la visita a uno de los tres hogares que la Fundación Padre Garralda tiene en Madrid para acoger a los niños con sus madres e intercambiar impresiones con ellos. El acuerdo fue refrendado por los presidentes de ambas entidades, Marcelino Oreja, por parte de Fundación Pelayo y María Dolores Navarro, por parte de Fundación Padre Garralda, quienes asentaron las bases de la colaboración conjunta.

"En general, estas madres se encuentran en situación de desamparo después de haber vivido situaciones de maltrato, violencia o adicciones, por lo que estas donaciones de entidades privadas son vitales", dijo María Dolores Navarro. Por su parte, el presidente de Fundación Pelayo, Marcelino Oreja, se interesó por saber todos los detalles del trabajo que realizan y cómo los ayudan. "Es admirable saber que todas estas personas consideran que aquí tienen su hogar aunque crezcan, se vayan y ya no vivan aquí", declaró.

COMPARTIR