Durante el encuentro, inaugurado por Mercedes Sanz, directora general del Instituto de Ciencias del Seguro de Fundación Mapfre, expertos juristas y actuarios debatieron sobre la entrada en vigor de la Directiva que impide a las aseguradoras utilizar el sexo como una variable para valorar los riesgos y determinar tarifas diferentes para seguros contratados por hombres o por mujeres. Durante la jornada se resaltó que, por ejemplo, en el precio de un seguro de Automóviles influye la zona geográfica, el tipo de vehículo y, sobre todo, la edad mucho más que el sexo del asegurado.

Asimismo, se indicó que la técnica aseguradora puede experimentar cambios importantes en el futuro por la importancia que adquieran en el cálculo de las primas determinados factores (edad, enfermedades crónicas, genética, pruebas predictivas que sirven para calcular tanto la esperanza de vida como la probabilidad de desarrollar determinadas enfermedades, etc.) y se debatió sobre aspectos relacionados con el cálculo de las tarifas de los seguros.