Este convenio pretende implementar medidas que contribuyan a reducir la siniestralidad vial y la gravedad de las lesiones que sufren los conductores y ocupantes de vehículos en esta región, que actualmente cuenta con la tasa más alta de víctimas mortales por accidentes de tráfico.

Estas propuestas están recogidas en un plan de actividades que se llevará a cabo conjuntamente entre Fundación Mapfre y BID hasta 2014. Entre las medidas que se desarrollarán destacan, entre otras, la implantación de programas que mejoren la seguridad infantil en los vehículos comercializados en los países de Latinoamérica y el Caribe (LAC), así como acciones específicas para promover el uso “obligatorio” de los Sistemas de Retención Infantil (SRI) y fomentar su regulación.

También se realizarán programas de formación en seguridad vial dirigidos a fomentar los buenos hábitos de conducción en la población adulta, así como conductas responsables en niños y jóvenes. Además, el acuerdo incluye la participación de Fundación Mapfre y BID en distintos foros y observatorios internacionales con el fin de impulsar que la seguridad vial se convierta en una prioridad en las agendas políticas de los gobiernos de América Latina y Caribe.

Cabe señalar que los accidentes de circulación son un gran obstáculo para el desarrollo económico y social en Latinoamérica, la región que tiene la tasa de víctimas mortales por accidentes de tráfico más alta (17 fallecidos por 100.000 habitantes frente a una tasa en los países con ingresos altos de 10 muertos por 100.000 habitantes). Se estima que para 2020 esta cifra podría llegar a 24 fallecidos por 100.000 habitantes, una proyección que pone de manifiesto la necesidad de llevar a cabo iniciativas para reducir el número de accidentes de tráfico, y por consiguiente, de víctimas mortales.

De izquierda a derecha: Alberto Manzano y Luis Alberto Moreno

COMPARTIR