En esta edición el proyecto 'Abandonados en las calles de la ciudad: Proyecto Ayuda', liderado por Luis Rojas Marcos, se ha alzado, entre más de 740 candidaturas procedentes de Europa, Estados Unidos e Iberoamérica, con el Premio 'A la Mejor Iniciativa en Promoción de la Salud', dotado con 30.000 euros. Un impulso a un proyecto que dio comienzo en los años 80 en Nueva York y que hoy es un modelo de gestión sanitaria y ayuda humanitaria para personas en riesgo de exclusión.

El jurado de este premio, formado, entre otros, por Joaquín Poch, presidente de la Real Academia Nacional de Medicina, y Elena Andradas, directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación, han puesto de manifiesto la relevancia de este programa que ha servido de modelo para la puesta en práctica de estos servicios móviles en otras ciudades y que ha conseguido que muchos países comprendan que la salud mental de los más desfavorecidos es una cuestión vital dentro de la asistencia sanitaria nacional.

Según Rojas Marcos “la atención a estos enfermos desamparados pone de relieve su sufrimiento y la prisión que significa la enfermedad mental. Para nosotros es un orgullo que la Fundación MAPFRE haya reconocido el impacto del Proyecto Ayuda en la salud física y mental de estas personas y que sobre todo haya valorado el compromiso de la sociedad de cuidar a sus miembros más indefensos y marginados”. Rojas Marcos, sevillano afincado en Nueva York desde 1968, donde se especializó en psiquiatría, fue nombrado en 1981 director de los Servicios Psiquiátricos de la ciudad. En 1987 decidió poner en marcha Proyecto Ayuda (Project HELP), que se convertiría en el primer servicio médico móvil para atender y hospitalizar a enfermos mentales sin techo, que deambulaban por las calles de la ciudad, a menudo poniendo su vida en peligro.