El objetivo de este trabajo es dar a conocer los riesgos más frecuentes a los que están expuestos niños y adolescentes, así como explicar las circunstancias en las que se producen y recomendar cómo se pueden prevenir y qué pueden hacer los padres en caso de accidente.

En Europa, los accidentes son la primera causa de muerte en la infancia entre los 5 y los 18 años. En España, solo en 2014, fallecieron 149 niños menores de 15 años como consecuencia de lesiones de todo tipo. Los accidentes que con mayor frecuencia causan la muerte en menores son los accidentes de tráfico (23,7%) y los ahogamientos (20%), seguido de caídas (13%) e incidentes relacionados con el fuego, como quemaduras e intoxicaciones (9%).

La guía destaca, por ejemplo, que los menores de seis meses sufren principalmente caídas, en su mayoría desde el cambiador y la cama, así como lesiones por accidentes de tráfico, en su mayoría por no utilizar o usar incorrectamente sistemas de retención infantil.  Entre los 6 meses y los 3 años, llama la atención la asiduidad con la que, además de caídas, se originan golpes, atragantamientos y quemaduras. Las intoxicaciones, que ocurren en su mayoría entre los 12 meses y los tres años de edad, se producen especialmente por la ingesta de medicamentos y productos de limpieza, así como por dormir junto a estufas y braseros.

Entre los 3 y los 6 años, los niños se lesionan con más facilidad como resultado de realizar mayor actividad física, subir y bajar escaleras con facilidad, correr con soltura y llamar la atención de los mayores. La edad comprendida entre los 7 y los 12 años, es según los especialistas, un periodo de relativa calma.
Finalmente, el informe destaca que la incidencia de lesiones en mayores de 12 años aumenta de “forma extraordinaria” y se mantiene en niveles muy altos hasta el final de la juventud. “Las lesiones relacionadas con el deporte y las colisiones de vehículos a motor son con diferencia, los principales mecanismos implicados en la mortalidad y la producción de lesiones en adolescentes y jóvenes”, comenta Maria Jesús Esparza, pediatra y coordinadora de la guía.

Jesús Monclús, director de Prevención y Seguridad Vial de la fundación de la aseguradora, insiste en la necesidad de “extremar el cuidado con los aparatos productores de calor, como radiadores y braseros, con los que se producen muchos descuidos, y no sobrecargar los enchufes”.

COMPARTIR