A través de este proyecto, desarrollado en colaboración con algunos ayuntamientos, se dona material accesible a las distintas playas.

Estos espacios están dirigidos a personas con diversidad funcional (movilidad reducida, situación de discapacidad, entre otros) y ofrece un servicio integral: garantizar la asistencia personal y el acceso al baño en la playa, así como las ayudas técnicas necesarias para facilitar dicho acceso (sillas anfibias y accesorios para el baño asistido, muletas especiales para andar en la arena, chalecos, etc.).

Este es el segundo año que Andalucía participa en el proyecto y, además, la Fundación ha contado con la ayuda de la Consejería de Turismo y Deporte de la Junta de la Comunidad para las seis las playas escogidas: Punta Umbría (Huelva), El Chorrillo en Rota (Cádiz), Calasardina en San Roque (Cádiz), Algarrobo (Málaga), La Charca en Salobreña (Granada) y Aguadulce en Roquetas de Mar (Almería).

También renuevan algunas playas del País Vasco y Canarias, comunidades pioneras en el programa, hasta completar un total de nueve playas accesibles este verano (seis en Andalucía, dos en las Islas Canarias y una en el País Vasco).

Desde la puesta en marcha del programa Playas Accesibles en 2013, 27.000 personas de 29 municipios en 36 playas diferentes se han beneficiado de esta iniciativa.