Esta muestra fotográfica al aire libre permite hacer un viaje a los diferentes paisajes montañosos del planeta, desde las cimas heladas de la Antártida, hasta las cumbres que coronan los desiertos africanos y desde las repentinas montañas que emergen en mitad del océano hasta el inalcanzable corazón de la gran cordillera del Himalaya. La muestra está dividida en seis grandes apartados: 'Las montañas más difíciles', 'Las montañas más bellas', 'Las montañas sagradas', 'Montañas de hielo', 'Montañas de fuego', 'Montañas polares', 'Montañas en desiertos', 'Montañas con historia' y Epílogo.

Fundación AXA pretende que esta exposición sea una llamada a la reflexión y al compromiso con la preservación de nuestras montañas. El naturalista Joaquín Araújo, comisario de la exposición, nos recuerda que la exposición nos da un toque de atención sobre el papel de las montañas y sobre la repercusión inmediata que su alteración puede tener sobre el futuro del planeta y nuestras vidas cotidianas. “En un mundo enfermo como es el que nos toca vivir en la actualidad, las montañas son auténtica medicina. (...) En ellas se esconde la mayor parte de las arboledas, especialmente, en las zonas templadas del planeta. Los bosques son los últimos territorios donde el ser humano puede encontrarse con las mejores manifestaciones de la belleza en libertad y son también los últimos bastiones que se enfrentan al progresivo afeamiento del derredor que padecemos”. Joaquín Araújo nos recuerda también que “fue en las montañas donde comenzó todo lo que hoy conocemos como movimiento de conservación de la Naturaleza. Son una tabla de náufrago para este mundo”.