Josep Alfonso, director de la Fundación, resalta que “es un honor que se nos considere embajador de una ciudad que sentimos como propia, aunque no seamos de allí. Porque Burgos es demasiado bonita para que pertenezca solo a los burgaleses. El interés de toda la ciudad por conservar su patrimonio es ejemplar. Gracias a él la catedral luce hoy como lo hace”.

VOLVER TAMAÑO DE LA LETRA  Maximizar Fuente  Minimizar Fuente La Fundación AXA, Premio Ciudad de Burgos en la categoría de Embajador del Año

La Fundación AXA cumplió el año pasado el XX Aniversario de su colaboración con la Catedral de Burgos, Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO. Ha sido uno de los principales impulsores y benefactores de las obras de rehabilitación y conservación de la seo burgalesa desde que en 1995 se pusiera en marcha el Plan Director de la Catedral como consecuencia de la caída de la estatua de San Lorenzo sobre la plaza de Santa María. Veinte años y más de dos millones de euros después, la Fundación ha conseguido que se recupere la práctica totalidad de la obra inmobiliaria de la catedral. Entre las principales obras acometidas destacan la Capilla de Santa Catalina, la puerta de acceso al Museo y arco de entrada Capilla de Santa Ana, la Sacristía Mayor, la Capilla de la Visitación, el Transepto Sur, la Capilla de San Enrique y la Capilla de San Nicolás, situada en el Transepto Norte. Así, hasta un total de más de diez intervenciones.

Patrocinio de “Hoy toca el Prado”

En otro sentido, el patrocinio de la Fundación ha hecho posible que la exposición “Hoy toca el Prado” salga por primera vez de sus instalaciones para presentar, hasta principios de julio, en el Museu de Mallorca, la primera iniciativa del Museo del Prado accesible a personas con discapacidad visual a través de la exposición de seis imágenes en relieve correspondientes a diferentes géneros y estilos artísticos que reflejan la riqueza de sus colecciones: ‘Noli me tangere’ de Correggio; ‘La fragua de Vulcano’ de Velázquez; ‘El quitasol’ de Goya; ‘La Gioconda’ del Taller de Leonardo da Vinci; ‘El caballero de la mano en el pecho’ del Greco; y ‘Bodegón con alcachofas, flores y recipientes de vidrio’ de Van der Hamen, estas tres últimas reproducidas a tamaño real. A estas imágenes se une, en el Museu de Mallorca, la reproducción de ‘Tabica de las Justas’ de los Maestros de la Almudaina, una de las obras más emblemáticas del museo mallorquín.

Desarrollado con la colaboración de profesionales con discapacidad visual, este proyecto cuenta con material adicional, como paneles y cartelas en braille, audioguías de apoyo que proporcionan las indicaciones necesarias para hacer el recorrido táctil de las piezas expuestas y gafas opacas -que impiden la visión- para facilitar esta experiencia sensorial a todo tipo de público.