El convenio ahonda en el compromiso del centro de desarrollar proyectos de innovación social  no solo relativos a la seguridad, sino también relacionados con menores, inmigración, derecho o tecnología, entre otras muchas materias. El objetivo final es que los resultados reviertan directamente en la sociedad y su bienestar. 

El proyecto tendrá continuidad en los próximos años a través del think tank de catástrofes. En este sentido, el instituto se ha incorporado recientemente al think tank del Observatorio de Catástrofes presidido por Pedro Tomey, director general de la Fundación Aon España, entre cuyos miembros se encuentran la Unidad Militar de Emergencias, AON BENFIELD, Consorcio de Compensación de Seguros, AGERS, Cruz Roja y Universidad de Navarra.

COMPARTIR