El resultado del sector se ha visto afectado principalmente por el impacto de las catástrofes, además de las desafiantes condiciones del mercado que siguen manteniendo bajo presión a las aseguradoras, según revela un nuevo informe de A. M. Best.

El trabajo de la agencia refleja que, en su conjunto, los beneficios  de la industria cayeron un 29% respecto a la primera mitad de 2015, quedando las ganancias en 21.500 millones (19.250 millones de euros). El ratio combinado empeoró hasta el 100%, frente al 97,8% de junio de 2015.

En cuanto al volumen de primas netas suscritas, este siguió en tasas positivas, con un crecimiento interanual del 3,3%, por debajo, eso sí, del aumento del 4% en los dos primeros trimestres de 2015. El crecimiento en primas se mantuvo más fuerte de lo esperado durante este período, resalta A.M. Best.