Fitch basa el estudio en una comparativa con el sistema chileno de pensiones. La agencia de calificación pretende así desglosar los alcances, las cifras y los aspectos relevantes del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) de México y el Sistema Previsional de Chile (AFP). La agencia pretende esclarecer la dimensión que podría tener el SAR en el largo plazo, tomando como base la magnitud que alcanzó el sistema chileno después de 35 años.

Como cifras comparativas establece que a septiembre de 2015, los activos netos del SAR alcanzaron los 149.700 millones de dólares, equivalentes al 13,6% del Producto Interno Bruto (PIB); los activos por trabajador eran de 2.776,19 dólares, con el 43% de la población afiliada. A esa fecha, el sistema chileno concentraba más de 156.200 millones de dólares, es decir, el 69,5% del PIB, con el 55% de la población afiliada. A sus 18 años, AFP administraba recursos por 31.145 millones de dólares, correspondientes al 40,2% del PIB, con el 40,3% de la población afiliada y 5.194,27 dólares de activos por afiliado, casi lo doble que había logrado el SAR.

Fitch concluye que “la similitud conceptual de los sistemas podría sugerir que de mantenerse la tendencia y el grado de crecimiento de sus recursos, el SAR llegaría a sus 35 años con montos y proporciones lejanas, en términos equivalentes, a los que ha logrado” el sistema chileno. La agencia considera que el SAR puede acercarse a las proporciones de su par chileno, mejorar la pensión potencial y elevar la tasa de reemplazo a la que aspiran los trabajadores, si se tienen en cuenta sus recomendaciones.

El informe completo se puede descargar o consultar aquí