La jefa de calificación soberana para la región de la agencia, Shelly Shetty, ha señalado que “existe la posibilidad de acciones selectivas de calificación positiva, condiciones externas débiles, precios estables de las materias primas y la falta de un movimiento significativo de reforma que probablemente afectará al impulso alcista de las notas soberanas de Latinoamérica de los últimos años”. Advirtió también que las decisiones sobre las calificaciones dependerán cada vez más de factores institucionales y estructurales.

ANÁLISIS POR PAÍSES
Si analizamos este crecimiento esperado por países, Brasil y México se situarán con cifras cercanas a la media de los países de Latinoamérica. Por su parte, Bolivia, Chile, Colombia, Panamá, Perú, Surinam y Uruguay obtendrían beneficios por encima de la media, mientras que Panamá obtendrían los mejores resultados de la región. En el lado contrario, Argentina, El Salvador, Jamaica y Venezuela registrarían resultados inferiores a la media.

Según Fitch, América Latina también se ha caracterizado este año por aumentar sus provisiones. Estas han pasado de 494.000 millones de dólares en 2008, a los 812.000 millones del pasado año.

RIESGOS PRINCIPALES
En cuanto a los riesgos principales para la región, la agencia de calificación sitúa tres y todos en otras zonas geográficas del mundo. Así, habrá que esperar a las consecuencias que se desprendan del llamado abismo fiscal en Estados Unidos y como culminan los debates políticos en este sentido. En segundo lugar se encuentran las dificultades de la Eurozona, que aunque se prevén mejorías habrá que esperar a los resultados. Finalmente, especial atención hay que seguir a la situación de China y los cambios que a nivel interno se están produciendo.