Además, según la agencia, las reaseguradoras poseen una suficiente capacidad de garantía después de las grandes pérdidas por catástrofe registradas en el último año, que han supuesto una disminución en las reservas de la ley y en la equidad de los accionistas. La cobertura del seguro tradicional se complementa además con las titulizaciones de activos de seguro y reaseguro se aceleraron en el 2012 con una mayor cantidad de emisión de bonos de catástrofe (1.500 millones de dólares) en el primer trimestre por primera vez en la historia, según Fitch.

Según la agencia de calificación, el segmento de No Vida de reaseguros ha experimentado una mejoría significativa de los precios en los últimos trimestres ya que el mercado sigue reaccionando a los acontecimientos catastróficos de 2011, tanto internacional como nacional, a la vez que maneja la integración continua de soluciones de Gestión de Riesgos (RMS) de la versión de modelo 11.0 de huracanes. Por ello, Fitch explicó que cada factor ha servido como un catalizador para el movimiento de precios positivos en el mercado de seguros de los EE.UU., específicamente en las regiones y en las líneas de negocio con riesgos significativos de catástrofe.

COMPARTIR