Las primas brutas suscritas y el negocio de reaseguro en América Latina tienen “proyecciones de crecimiento atractivas”, en línea con las fuertes tasas de crecimiento durante los años anteriores. “La mayoría de los países de América Latina ha demostrado una mejora el perfil económico y un desarrollo sólido de la industria financiera, que benefician a la penetración de los seguros y la sofisticación de la suscripción”, afirma la agencia de calificación en su informe.

El volumen de primas sigue mostrando una amplia dispersión según el país, y se concentra en líneas de retención, como son el seguro de Autos, Salud y Vida tradicional.

Fitch dice que el mercado de reaseguros de América Latina está en un “ciclo blando”, teniendo en cuenta que en los últimos dos años el número de desastres naturales ha disminuido desde su pico en 2010 y 2011 “Como resultado de ello, hay un exceso de capacidad en el reaseguro a nivel internacional, precios más débiles y unos menores costes de financiación”.

Por otro lado, la agencia apunta que el número de reaseguradores latinos sigue siendo limitado (menos de 15), “debido a los amplios requerimientos de capital para desarrollar sus actividades, la capacidad geográfica para dispersar el riesgo y mayor riesgo de deuda soberana de la mayoría de los países de acogida”. Sin embargo, matiza la agencia, “en los últimos años se ha producido un mayor desarrollo de las reaseguradoras latinas, principalmente en Brasil, Colombia y Panamá, centrándose en programas de reaseguro cautivo y enfoque hacia nichos a través de una fuerte relación con las entidades de seguros vinculadas”.