Las reclamaciones por este siniestro, añade Fitch, “no tendrían un impacto significativo en los resultados técnicos de las aseguradoras italianas ni en sus perfiles de crédito”.

Italia ha declarado el estado de emergencia en la región afectada por el terremoto y el Gobierno ha comprometido 50 millones de euros para primeros auxilios. La declaración de estado de emergencia significa que ciertas pérdidas serán cubiertas por un fondo estatal para casos de emergencia, lo que limita las pérdidas para las aseguradoras.

Fitch espera un coste para los aseguradores primarios de entre 40 y 80 millones, y de un rango entre 60 y 120 millones para las reaseguradoras. “Un siniestro similar que afectó a la zona en el año 2009, cuando la exposición de seguro fue mayor, causó pérdidas aseguradas de alrededor de 250 millones”, concluye Fitch.

Noticias relacionadas

JP Morgan calcula que el terremoto de ayer tendrá menos impacto para GENERALI y ALLIANZ que el de 2009

COMPARTIR