“La mejora refleja la estabilización del entorno operativo de España. El 1 de noviembre confirmamos el ‘rating’ crediticio de España a largo plazo en ‘BBB’ el 1 de noviembre de 2013 y revisamos la perspectiva a ‘estable’ desde ‘negativa’. En consecuencia, consideramos que el entorno operativo de la aseguradora como un menor riesgo que en el año anterior”, explica la agencia en su comunicado.

Las calificaciones de MAPFRE se sustentan en una “sólida” adecuación de capital, un aumento de los fondos propios consolidados y el “fuerte” desempeño en la suscripción. La calificación soberana de España sigue pesando en las calificaciones del grupo, pues casi el 56% de los activos financieros están invertidos en España y, por lo tanto, “MAPFRE permanece sustancialmente expuesta a la economía española” detalla la agencia. La calificación también refleja la “sólida” franquicia del grupo y el acceso a la distribución en España y América Latina. “Mapfre sigue siendo un líder del mercado en España, con una cuota de mercado del 13 %, y un jugador fuerte en América Latina, con una participación de 9,5%”.

Mientras, la perspectiva ‘estable’ refleja la expectativa de la agencia de que MAPFRE seguirá manteniendo “un fuerte desempeño técnico en los próximos 12 a 18 meses y una robusta adecuación de capital”. Fitch considera que el nivel de apalancamiento financiero es bajo y espera que se mantenga estable en 2014.

El aumento de la nota de solidez financiera por parte de Fitch afecta a las filiales MAPFRE FAMILIAR, MAPFRE GLOBAL RISKS, MAPFRE VIDA y MAPFRE RE.