De acuerdo a información proporcionada por los administradores de los FI, las inspecciones realizadas a todos los inmuebles muestran que los daños materiales han sido menores y no de carácter estructural, por lo que tampoco se ha suspendido la continuidad de los negocios que operan en dichas propiedades.

“Hasta la fecha, los administradores no tienen estimaciones puntuales de la pérdida económica por los daños; sin embargo, no se proyecta que las mismas sean cuantiosas. Todos los inmuebles de los FI cuentan con pólizas contra siniestros naturales, así como por interrupción de negocio, siendo que las mismas han sido expedidas, y se encuentran vigentes, por el Instituto Nacional de Seguros (INS), empresa pública calificada con ‘AAA’ por Fitch”, detalla el informe.

Los FI calificados por Fitch cuyos activos han sido afectados son tres, administrados por tres diferentes Sociedades Administradoras de Fondos de Inversión. Cada FI posee una propiedad localizada geográficamente en la región mencionada, las cuales han mostrado daños menores a ser indemnizados por el INS en los casos que así corresponda, se explica en el informe.