“La convergencia de los mercados de reaseguro y de capital debería seguir creciendo en el corto plazo”, comenta Brian Schneider, codirector de Reaseguros de la agencia. “Las exigencias económicas han impulsado una mayor aceptación y un mercado alternativo de capital frente al reaseguro tradicional”, añade.

Según el informe de Fitch, un área de incertidumbre es cómo los inversores reaccionarían ante una gran pérdida inesperada por catástrofes, o unos diferenciales de riesgo más altos, lo cual podría hacer que se retiraran de estos instrumentos. Fitch considera que este riesgo es mayor para el capital de hedge fund, ya que los fondos de pensiones tienden a tener una perspectiva de inversión a más largo plazo y una exposición a los riesgos más diversificada.

La agencia señala que el reaseguro alternativo genera beneficios mixtos a las calificaciones crediticias de los reaseguradores y a su fortaleza financiera. “Se puede utilizar para gestionar la exposición y el capital de las reaseguradoras y servir como una fuente de ingresos por comisiones. Sin embargo, también representa una competencia para las reaseguradoras tradicionales que, junto con la fuerte capitalización global de la industria de reaseguro, ha visto caer los precios”, se explica.