La agencia resalta que esas ventajas se imponen a otros factores, como una capitalización "un tanto debilitada" y los riesgos asociados a una rápida expansión en el último lustro.

Fitch anunció el pasado viernes una revisión de la perspectiva de Turquía, bajándola de estable a negativa, aunque mantuvo la nota de la deuda del país en 'BBB-'.

MAPFRE está presente en Turquía desde hace más de 20 años, primero en el negocio reasegurador y desde 2007 en seguros, tras la compra de GENEL SIGORTA. El grupo cuenta con más de 1.300 empleados en el país y un volumen de negocio total que al cierre de 2015 ascendía a 819 millones de euros.