Advierte, eso sí, de la “elevada influencia” que en su cartera tiene la inversión en deuda soberana de Italia. “La exposición de GENERALI a esa deuda soberana puede crear un riesgo de concentración y una fuente potencial de volatilidad para su adecuación de capital. Sin embargo, en base a los resultados de distintos escenarios, creemos que la posición del capital del grupo es resistente al potencial de estrés en la deuda. Además, esperamos que la exposición a valores italianos permanezca estable”, se indica desde Fitch.

Es de remarcar, además, que la nota para el grupo italiano está dos escalones por encima de la deuda soberana italiana (‘BBB’).

Por el lado de los resultados de GENERALI, la agencia destaca que el rendimiento (ROE) medio según el cálculo de Fitch para el periodo 2012-2016 ha estado en el 7%, “un nivel apropiado para su actual calificación”.