La agencia destaca que las últimas propuestas del organismo comunitario contienen “ciertas concesiones” sobre los requisitos de capital para cuando los mercados de bonos son particularmente volátiles. “Pero la industria es poco probable que se sienta satisfecha con esto, dado el capital extra potencialmente importante que aún podría ser necesario para apoyar a las empresas con garantías de inversión. Estos productos son una parte importante del negocio de las aseguradoras en varios mercados europeos, en especial Alemania”, indica Fitch.

Desde la agencia entienden que “varias grandes aseguradoras consideran que el estudio sobre las garantías a largo plazo no es concluyente debido a que los escenarios que se basa la evaluación no eran, a su juicio, significativos”. “Esperamos que estas últimas propuestas sean un punto de partida para más negociaciones, que podría dar lugar a más estudios de impacto antes de tomar cualquier decisión final”, añade los analistas de la firma, que advierten: “El proceso está en riesgo de extender más allá del final del actual próximo año del Parlamento Europeo y la Comisión Europea, lo que podría dar lugar a retrasos aún mayores si un nuevo conjunto de políticos tuviera que hacerse cargo del proceso Solvencia II”.